Yo creo y te adoro

Enfoque temático: Jesucristo, Mesías, Hijo de Dios
Tema: Conocer y adorar a Jesucristo
Oración: Yo creo y te adoro

Oh Cristo, yo creo que Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios que viniste a este mundo. Aumenta nuestra fe. Tú eres mi Señor y mi Dios. Enséñame a orar. Oh Cristo, yo quisiera decirte al mismo tiempo: Apártate de mí, que soy un pecador; y decirte también: ¿A quién iré, si solo Tú tienes palabra de vida? Hijo de David, ten compasión de mí.

No soy digno de que Tú entres bajo mi techo. Me siento indigno de Ti, indigno de haber sido redimido por Ti. En pecado me concibió mi madre. Toda mi vida se ha tejido de infidelidad hacia Ti, pero, ¡Tú no viniste a salvar a los justos, sino a los pecadores! No son los sanos los que tienen necesidad de médico, sino los enfermos.

Tú eres el Infinito Cristo. Tú, que te levantas desde la tierra hasta el inmenso universo. Tú superas las estrellas, Tú te sumerges en el misterio de Dios. ¡Tú pisaste la tierra! ¡Es increíble, pero es así! Fuera de Ti no hay nada realmente interesante en el mundo, todo causa cansancio y fatiga. ¿Qué debo hacer para obtener la vida eterna?

¡Jesucristo! Tú, el eterno Vivo, el eterno hermano de los hombres. Hemos pasado la vida sin pensar en Ti, o hemos pensado de un modo distraído como pensamos en personajes ordinarios de la historia.

Pero Tú eres el Hijo de Dios viviente. Tú eres hoy, ayer y mañana. Hacia Ti convergen todos los arroyos del mundo. El mundo debe organizarse siguiendo tu Palabra; y nuestra vida diaria, desde lo más insignificante hasta lo más importante, debe estar orientada por tu Evangelio.

Nosotros hemos vivido distraídos de Ti. Tú eres nuestro Redentor. En tu sangre se expían todos nuestros pecados. Tú eres nuestro Salvador, en tu fe y en tu esperanza seremos salvos.

Tú eres mi camino. El único camino que conduce hacia e1 Dios Verdadero. Tú eres camino y, al mismo tiempo, término del camino. Tú eres la Verdad. Todo lo que debe saberse en e1 mundo y en la vida brota de Ti y está en Ti. Tú eres la Vida. La verdadera vida consiste en conocerte y conocer a tu Padre.

Todo está por hacer en el mundo. Todo está por ser informado de Ti. El mundo no cree en Ti, oh Cristo. Sin embargo, Tú eres e1 Adorable Dios, que nació en Belén, y que se extiende y se hunde a todo lo largo  y ancho del universo. No hemos empezado a amarte ni a conocerte, pero nunca es tarde para empezar.


(Tomada del libro “Señor mío y Dios mío”)