Congregación para las Causas de los Santos reconoció la validez jurídica del proceso realizado en la Diócesis de Engativá

  • La Congregación para la Causa de los Santos emitió el decreto por el cual reconoce la validez jurídica de la fase diocesana realizada en Colombia, de la Causa del Siervo de Dios Rafael García Herreros Unda

Bogotá, jueves 22 de julio de 2021.- El Provincial de los Eudistas en El Minuto de Dios ha anunciado que la Congregación para las Causas de los Santos decretó la validez jurídica del proceso adelantado en la Diócesis de Engativá, dentro de la Causa de Beatificación del Siervo de Dios Rafael García Herreros.

El padre Camilo Bernal, superior provincial, recibió con alegría el decreto, firmado por el Cardenal Marcello Semeraro y el Arzobispo Fabio Fabene, prefecto y secretario, respectivamente, de la Congregación para las Causas de los Santos.

Indica el padre Bernal cuáles son los siguientes pasos en el proceso: la Postuladora de la Causa del Siervo de Dios Rafael García Herreros, doctora Silvia Correale, solicitará a dicha Congregación el nombramiento del relator, con lo cual comienza la redacción de la “positio”, documento que será preparado conjuntamente por la Postuladora y la Comunidad Eudista, a la cual perteneció el Siervo de Dios Rafael García Herreros.

Por otra parte, señala el Superior Provincial, se promoverá la dimensión pastoral de la Causa: que el pueblo de Dios conozca la vida y obra del Siervo de Dios Rafael García Herreros y suplique, por su intercesión, un milagro.

Para los avances de la Causa, el padre Bernal agradece el apoyo permanente de los señores Obispos de Colombia, en particular de los Obispos de Engativá; del Superior General de los eudistas, P. Jean Michel Amouriaux; y del Embajador de Colombia ante la Santa Sede, doctor Jorge Mario Eastman Robledo; así como la labor desarrollada por la Postuladora, doctora Silvia Correale, y el Vicepostulador, P. Iván Díaz.

El Minuto de Dios conserva la memoria de lo que realizó y enseñó el padre Rafael García Herreros y agradece al Señor el proceso para que un día el Siervo de Dios sea oficialmente propuesto por la Iglesia, a los creyentes y a las personas de buena voluntad, como modelo de santidad.